Poesia i Música

Música i poesia,
un al dia

dijous, 30 juny de 2011

La noia del semàfor- Joan Margarit

Tens la mateixa edat que jo tenia
quan començava a somiar trobar-te.
Encara no sabia, igual que tu
no has après encara, que algun dia
l’amor és aquesta arma carregada
de soledat i de malenconia
que ara t’està apuntant des dels meus ulls.
Ets la noia que vaig estar buscant
tant de temps quan encara no existies.
I jo sóc aquell home cap al qual
voldràs un dia dirigir els teus passos.
Però llavors seré tant lluny de tu
com ara tu de mi en aquest semàfor.
.....
Joan Margarit

dimarts, 28 juny de 2011

Cançó de la bella confiança

A l'amat he donades
totes les claus;
jo tinc totes les seves,
i fem les paus.

Però resta una cambra
al fons del fons
on entrar no podríem
ni breus segons.

Tantes forces ocultes,
tants pensaments
allà dins són escàpols a tots
moments!

Bé seria debades
sotjar-hi un poc:
l'aldarull colpiria
més que no un roc.

Contentem-nos d'una ombra
o d'un ressò.
Que ell es digui els seus comptes
com me'ls duc jo.

diumenge, 26 juny de 2011

An Sylvia. Franz Schubert


Canta Fritz Wunderlich, Hubert Giesen al piano, en un enregistrament de l'agost del 1965.


Traducció al castellà
(gentilesa de la Susanna Crespo)
¿Quién es Sylvia? ¿Qué es ella? que todos los enamorados la alaban
Santa, justa y sabia es ella
El cielo la hizo agraciada y por eso la admiramos.

Es tan hermosa como justa
pues la belleza vive en la bondad,
el amor repara sus ojos
y los alivia de su ceguera
y tras ayudarlos, se quedan a vivir en ellos.

Cantemos, entonces, a Sylvia
pues Sylvia es distinguida
ella se distingue entre todo lo que es mortal
y todo lo que habita en la aburrida tierra:
llevémosle guirnaldas.

Dedico aquest post a la Silvia Hernández. Que tinguis molta sort, en allò que tu i jo pensem, i en la vida en general.

dissabte, 25 juny de 2011

Parad los relojes- W.H.Auden

PARAD LOS RELOJES

Parad los relojes y desconectad el teléfono,
dadle un hueso jugoso al perro para que no ladre,
haced callar a los pianos, tocad tambores con sordina,
sacad el ataúd y llamad a las plañideras.

Que los aviones den vueltas en señal de luto
y escriban en el cielo el mensaje “Él ha muerto”,
ponedles crespones en el cuello a las palomas callejeras,
que los agentes de tráfico lleven guantes negros de
algodón.

Él era mi norte y mi sur, mi este y mi oeste,
mi semana de trabajo y mi descanso dominical,
mi día y mi noche, mi charla y mi música.
Pensé que el amor era eterno; estaba equivocado.

Ya no hacen falta estrellas: quitadlas todas,
guardad la luna y desmontad el sol,
tirad el mar por el desagüe y podad los bosques,
porque ahora ya nada puede tener utilidad.

(Avui fa vint anys que el Bartolo va morir)


No se qui l'ha traduït

dijous, 23 juny de 2011

dimecres, 22 juny de 2011

La canción desesperada- Neruda

Emerge tu recuerdo de la noche en que estoy.
El río anuda al mar su lamento obstinado.

Abandonado como los muelles en el alba.
Es la hora de partir, oh abandonado!

Sobre mi corazón llueven frías corolas.
Oh sentina de escombros, feroz cueva de náufragos!

En ti se acumularon las guerras y los vuelos.
De ti alzaron las alas los pájaros del canto.

Todo te lo tragaste, como la lejanía.
Como el mar, como el tiempo. Todo en ti fue
naufragio!

Era la alegre hora del asalto y el beso.
La hora del estupor que ardía como un faro.

Ansiedad de piloto, furia de buzo ciego,
turbia embriaguez de amor, todo en ti fue naufragio!

En la infancia de niebla mi alma alada y herida.
Descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!

Te ceñiste al dolor, te agarraste al deseo.
Te tumbó la tristeza, todo en ti fue naufragio!

Hice retroceder la muralla de sombra,
anduve más allá del deseo y del acto.

Oh carne, carne mía, mujer que amé y perdí,
a ti en esta hora húmeda, evoco y hago canto.

Como un vaso albergaste la infinita ternura,
y el infinito olvido te trizó como a un vaso.

Era la negra, negra soledad de las islas,
y allí, mujer de amor, me acogieron tus brazos.

Era la sed y el hambre, y tú fuiste la fruta.
Era el duelo y las ruinas, y tú fuiste el milagro.

Ah mujer, no sé cómo pudiste contenerme
en la tierra de tu alma, y en la cruz de tus brazos!

Mi deseo de ti fue el más terrible y corto,
el más revuelto y ebrio, el más tirante y ávido.

Cementerio de besos, aún hay fuego en tus tumbas,
aún los racimos arden picoteados de pájaros.

Oh la boca mordida, oh los besados miembros,
oh los hambrientos dientes, oh los cuerpos trenzados.

Oh la cópula loca de esperanza y esfuerzo
en que nos anudamos y nos desesperamos.

Y la ternura, leve como el agua y la harina.
Y la palabra apenas comenzada en los labios.

Ése fue mi destino y en él viajó mi anhelo,
y en él cayó mi anhelo, todo en ti fue naufragio!

Oh sentina de escombros, en ti todo caía,
qué dolor no exprimiste, qué olas no te ahogaron.

De tumbo en tumbo aún llameaste y cantaste
de pie como un marino en la proa de un barco.

Aún floreciste en cantos, aún rompiste en corrientes.
Oh sentina de escombros, pozo abierto y amargo.

Pálido buzo ciego, desventurado hondero,
descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!

Es la hora de partir, la dura y fría hora
que la noche sujeta a todo horario.

El cinturón ruidoso del mar ciñe la costa.
Surgen frías estrellas, emigran negros pájaros.

Abandonado como los muelles en el alba.
Sólo la sombra trémula se retuerce en mis manos.

Ah más allá de todo. Ah más allá de todo.

Es la hora de partir. Oh abandonado!

(de veinte poemas de amor y una canción deseserada)

dimarts, 21 juny de 2011

Me doy cuenta de que me faltas... Jaime Sabines

Me doy cuenta de que me faltas
y de que te busco entre las gentes, en el ruido,
pero todo es inútil.
Cuando me quedo solo
me quedo más solo
solo por todas partes y por ti y por mí.
No hago sino esperar.
Esperar todo el día hasta que no llegas.
Hasta que me duermo
y no estás y no has llegado
y me quedo dormido
y terriblemente cansado
preguntando.
Amor, todos los días.
Aquí a mi lado, junto a mí, haces falta.
Puedes empezar a leer esto
y cuando llegues aquí empezar de nuevo.
Cierra estas palabras como un círculo,
como un aro, échalo a rodar, enciéndelo.
Estas cosas giran en torno a mí igual que moscas,
en mi garganta como moscas en un frasco.
Yo estoy arruinado.
Estoy arruinado de mis huesos,
todo es pesadumbre.

dilluns, 20 juny de 2011

diumenge, 19 juny de 2011

Maledicció amorosa. Joan Teixidor

Se't facin cendra els camins,
foc el sol, ira la festa;
la rosa et mori a les mans,
l'ortiga et sigui amorosa.
Quan passin ocells, no miris;
quan miris, la pluja fosca.

S'allarguin els dies durs,
s'escurcin les hores blanes.
Que et fibli el record furtiu
i et vingui encara enyorança.

Cerca'm per tot, rarament;
si em trobaves, que caiguin
vels sobre els ulls, sobre el cor
i les orelles i l'ànima.
Tota jo, porta tancada
perquè no pugui estimar-te.

Joan Teixidor

dissabte, 18 juny de 2011

Sonata per a oboè i piano. 1er temps- Poulenc


He estat a punt de no posar aquesta versió doncs no diu qui és el pianista, i em sembla una falta de respecte.
Però és que m'encanta!
L'oboista és Hansjörg Schellenberger

divendres, 17 juny de 2011

De noche, la esposa aclara. Gioconda Belli

No.
No tengo las piernas de la Cindy Crawford.
no me he pasado la vida en las pasarelas,
desfiles de modas, tostadas bajo las luces de los fotógrafos.
Mis piernas son anchas ya llegando a la cadera,
y a pesar de mis múltiples intentos
no logro que pierdan esa tendencia a ensancharse,
como pilares que necesitan jugoso sustento.
No.
No tengo las caderas de la Cindy Crawford
ese vientre perfecto, liso y ligeramente cóncavo,
con el ombligo deslumbrante en el centro.
Alguna vez lo tuve. Alguna vez presumí de esa región de mi anatomía.
Fue antes de que naciera Camilo,
antes de que decidiera entrar al mundo de pie;
de que la cesárea dejara cicatriz.
No.
No tengo los brazos de la Cindy Crawford
tostados, torneados, cada músculo fortalecido con el ejercicio indicado.
Mis brazos delgados no han desarrollado más musculatura que la necesaria para marcar estas
teclas,
cargar a mis hijos, cepillarme el pelo,
gesticular discutiendo sobre el futuro, abrazar a los amigos.
No.
No tengo los pechos de la Cindy Crawford
anchos, redondos, copa B o C.
Los míos nunca han sido muy lucidores en los escotes,
aun cuando mi madre me asegurara
- madre al fin –
que los pechos, así separados, eran los pechos griegos de la venus de Milo.
Por último y como la más pesada evidencia,
no tengo el trasero de la Cindy Crawford:
pequeño, redondo, cada mitad exquisitamente delineada.
El mío es tenazmente grande, ancho,
ánfora o tinaja, usted escoja.
No hay manera de ocultarlo
y lo más que puedo es no tenerle vergüenza,
sacarle provecho para leer cómodamente sentada
o ser escritora.
Pero díme:
¿Cuántas veces has tenido a la Cindy Crawford
a tus pies?
¿Cuántas veces te ha ofrecido, como yo, ternura en la mañana,
besos en la nuca mientras dormías,
cosquillas, risas, un poema de pronto, la idea para una aventura, las premoniciones?
Modestia aparte: ¿Será su cuerpo tan perfecto
capaz de los desaforos del mío, brioso, gentil, conocedor de noches sin mañana, de mañanas sin
noche,
sabio explorador de todos los rincones de tu geografía?
Piénsalo bien. Evalúa lo que te ofrezco.
Cierra esa revista y vente a la cama.

dijous, 16 juny de 2011

Retornos del amor recién aparecido- Rafael Alberti

Cuando tú apareciste,
penaba yo en la entraña más profunda
de una cueva sin aire y sin salida.
Braceaba en lo oscuro, agonizando,
oyendo un estertor que aleteaba
como el latir de un ave imperceptible.
Sobre mí derramaste tus cabellos
y ascendí al sol y vi que eran la aurora
cubriendo un alto mar en primavera.
Fue como si llegara al más hermoso
puerto del mediodía. Se anegaban
en ti los más lucidos paisajes:
claros, agudos montes coronados
de nieve rosa, fuentes escondidas
en el rizado umbroso de los bosques.

Yo aprendí a descansar sobre tus hombros
y a descender por ríos y laderas,
a entrelazarme en las tendidas ramas
y a hacer del sueño mi más dulce muerte.
Arcos me abriste y mis floridos años
recién subidos a la luz, yacieron
bajo el amor de tu apretada sombra,
sacando el corazón al viento libre
y ajustándolo al verde son del tuyo.
Ya iba a dormir, ya a despertar sabiendo
que no penaba en una cueva oscura,
braceando sin aire y sin salida.

Porque habías al fin aparecido.

(Retornos de lo vivo lejano, 1956)

dimecres, 15 juny de 2011

Assaig de càntic en el temple- Salvador Espriu


Oh, que cansat estic de la meva
covarda, vella, tan salvatge terra,
i com m’agradaria d’allunyar-me’n,
nord enllà,
on diuen que la gent és neta
i noble, culta, rica, lliure,
desvetllada i feliç!
Aleshores, a la congregació, els germans dirien
desaprovant: «Com l’ocell que deixa el niu,
així l’home que se’n va del seu indret»,
mentre jo, ja ben lluny, em riuria
de la llei i de l’antiga saviesa
d’aquest meu àrid poble.
Però no he de seguir mai el meu somni
i em quedaré aquí fins a la mort.
Car sóc també molt covard i salvatge
i estimo a més amb un
desesperat dolor
aquesta meva pobra,
bruta, trista, dissortada pàtria.

dimarts, 7 juny de 2011

Variacions Goldberg (Ària i primeres vuit variacions) J.S.Bach

Fa un mes vaig penjar una versió en piano de la primera de les variacions Goldberg.
Avui penjo una versió absolutament genial de l'Ària i les vuit primeres variacions. Demà penjaré la segona versió.
Aquest cop, amb el clave original. Toca Pierre Hantai. Absolutament deliciós.

dilluns, 6 juny de 2011

La otra vida. Llorenç Gomis

Si hay otra vida es vida, pero es otra,
y si es otra el mortal no la imagina,
una vida sin sexo ni cocina
tiene que ser sencillamente otra

¿Qué haremos en la vida si es tanb otra
y si ya no hay taller ni oficina
y si ya el mismo cuerpo no declina
(Si declinara no sería otra)?

Si hay otra vida, es otra pero es vida
y si es vida es noticia y es sorpresa,
sin que la muerte acabe la partida,

vida que canta, vuela, abraza y besa.
Es la vida de Dios la otra vida
y si es de Dios nos basta su promesa


El bostezo del león (2001)

dissabte, 4 juny de 2011

Vivir es arriesgarse a morir- Alex Rovira

Reírse es arriesgarse a parecer tonto.
Llorar es arriesgarse a parecer sentimental.
Alargar el brazo para coger a otro es arriesgarse a implicarse.
Mostrar los sentimientos propios es arriesgarse a mostrarse uno mismo.
Exponer tus ideas o sueños ante una multitud es arriesgarte a perderlos.
Amar es arriesgarse a no ser correspondido.
Vivir es arriesgarse a morir.
Tener esperanzas es arriesgarse a perderlas.
Pero se tienen que correr riesgos.
Porque el mayor peligro en la vida es no arriesgar nada.
Si no haces nada, si no arriesgas nada, tu existencia se oscurece.
Es probable que de este modo evites sufrimientos, pero no vas a aprender, a sentir,
a cambiar, a amar ni a vivir.
Encadenado a una actitud de miedo, uno se convierte en esclavo...
Y pierde su libertad.
Sólo eres libre si te arriesgas.


(No se ben bé si és una poesia, però m'agrada, i aquests dies necessito missatges com aquest)

divendres, 3 juny de 2011

Symphony No. 5, Adagietto - Mahler


Dirigeix Bernstein l'orquestra Simfònica de Viena, no se quin any.
No és la versió que més m'agrada, malgrat la meva absoluta adoració per Bernstein, però us la poso per estalviar-vos les imatges amb colors saturats de llacs i postes de sol que hi ha en alguns vídeos d'aquesta audició.

dimecres, 1 juny de 2011

Una vegada encara... Miquel Bauçà

UNA VEGADA ENCARA...
Una vegada encara, anit, torn a pensar
que si no t'haguessis mort com et morires,
jo, a l'estiu, t'hauria recollit
molts feixos de llenya seca per cremar
a l'hivern a la foganya i perquè tu
poguessis adormir-te vora la flama. Aleshores,
els teus somnis haurien fuit per camins de tendresa
i s'haurien omplert de petites illes de felicitat,
petites illes contra la meva trista adolescència.
Per Santa Margarida hauríem anat a la fira del poble,
i després hauríem anat a veure el mar.
Quan la vellesa t'hagués acalat,
jo mateix t'hauria fet un gaiato d'ullastre,
i els verderols haurien xiulat enmig de les roselles.
Jo hauria duit uns calçons apedaçats i descolorits,
i un capell de palla m'hauria tapat un poc els ulls.
Quan les figueres que estan devora el camí
haguessin començat a deixar caure les fulles,
jo mateix hauria preparat un poc de terra per tapar-nos
a tots dos, si no t'haguessis anat fent aquella rialla de morta.